Seleccionar página

Un logotipo es una de las piezas más importantes de una marca de o una empresa. Por lo general, una combinación de texto e imágenes, hace que tu marca sea fácilmente reconocible. Por ejemplo, cuando conduces por el camino y ves  unos arcos dorados, sabes que es McDonald’s. Cuando escuchas «Nike», visualizas mentalmente su imagotipo y cuando un elegante coche se para a tu lado con una estrella plateada de tres puntas que te ayuda a reconocer que se trata de un Mercedes-Benz. Estos son 3 sencillos ejemplos de logos de éxito, que si no te has dado cuenta ¡qué tan simples parecen!¿verdad? Pues llegar a esa simplicidad y a ese nivel de notoriedad y vínculo emocional con una marca, no es nada fácil…

 

Por si no te habías fijado, ¡los logos están en todas partes! Y a menudo, es uno de los primeros pensamientos que vienen a la mente al nombrar una marca, por eso es tan importante que su logotipo te defina bien como marca o empresa.

 

Una marca se puede encontrar en diferentes fases.

 

Puede estar en fase de inicio, en la que comienza a darse a conocer transmitiendo sus valores de la marca en sus productos o servicios y establecer sus primeros clientes o bien en periodo de transformación, que ya sea por adaptarse al escenario de las nuevas tecnologías, una regeneración o cambio interno de la compañía, ampliación del mercado u otros factores, ésta va a tener que pasar por un proceso transformador en tendencia llamado restyling.

 

Las marcas deben de enfrentarse a las nuevas necesidades del mercado, los nuevos formatos, nuevos soportes y demás elementos emergentes, que resulta necesario trabajar con diferentes adaptaciones del logotipo y mejorar la identidad visual en general.

 

Pero…¿que es el restyling  o rediseño y cuando es necesario?

 

El restyling de un logotipo debe estar bien estudiado y hacerse en el momento adecuado, la forma adecuada y tomando las precauciones oportunas en la que la empresa no vaya a verse perjudicada. ¡No vaya a ser peor el remedio que la enfermedad! Y resulte que no haya razones suficientes o resulte la imagen perjudicada.

Por eso, las razones por las que tomar la decisión de cambiar o evolucionar un logotipo, son las siguientes:

 

  1. Por estrategia. Puede ser por la necesidad de crear un posicionamiento diferente y dar un nuevo impulso a la marca.
  2. Por razón estética. Cuando el logo ha quedado desactualizado con respecto a las corrientes del mercado en el que se encuentra. No me refiero a que siga una moda estética, en ese caso quedará condenado por esa moda pajera. Por ejemplo, en la actualidad prima la simplicidad y hay una inclinación por logos claros, limpios y fáciles de ampliar.
  3. Razones técnicas. Por las necesidades de adaptación a los diferentes y nuevos formatos.
  4. Competencia. Cuando en el mercado, tus competidores ya han evolucionado su identidad visual y logotipos, es muy probable que tu empresa deba hacerlo también para no quedarse atrás.

En definitiva, crear un restyling o rediseño de un logotipo con una imagen actual que se adapte a las nuevas necesidades, formatos y soportes es un factor crucial para no quedar atrás.

 

Y siempre va a suponer una renovación y una mejora en la imagen de la empresa, y se va a ver afectada de forma positiva dentro de ella y cara a tus clientes.

Por cierto, seguro que ya te habías dado cuenta del cambio en el logo de BBVA

 

¿Sabes cual ha sido la razón por la que han decidido realizar este cambio?

Se debe a que BBVA ha decidido unificar su marca en todos los mercados, nacional e internacional en las que opera. Esto tiene mucho que ver con uno de los motivos por los que se recomienda el rediseño de un logotipo en una marca (restyling por estrategia de mercado). En este caso, la razón ha sido que el Grupo BBVA quiere lanzar un mensaje de unificación a nivel internacional y ofrecer una visión global de sus productos y servicios en un único proceso de desarrollo y no de forma independiente como lo estaban haciendo anteriormente. Y aún con más motivo de seguir avanzando en mejorar la calidad de sus servicios en un entorno cada vez más digital, han creado una nueva imagen con la que se resaltan estos valores sin desvincularse de la antigua imagen de marca y siga siendo reconocible.